lunes, 11 de diciembre de 2017

Reseña: Aguas oscuras, Claudia Gray

Esta reseña fue publicada en mi antiguo blog el 23 de febrero del 2012.

Aguas oscuras
Claudia Gray
Montena

10 de abril de 1912, S outhampton.
El Titanic, el barco de pasajeros más grande del mundo, está listo para zarpar. En su lujosa primera clase, viaja la señora Regina y sus hijos Layton e I rene, acompañados de su sirvienta, Tess, una chica de dieciocho años que sueña con llegar a N ueva York y empezar una nueva vida lejos de la familia para quien trabaja desde pequeña.
Justo antes de embarcar, mientras se ocupa de unos encar gos que le ha encomendado la señora R egina, Tess conoce a Alec, un atractivo viajero de primera clase. Alec es hijo de un adinerado magnate y, como Tess descubre esa misma noche, esconde un oscuro secreto: es un hombre-lobo y, además, se encuentra en apuros porque una peligrosa hermandad, cuyo líder también está en el Titanic, lo persigue para intentar hacerse con su herencia…
Mientras su obsesión por Alec crece día tras día, Tess deberá enfrentarse a un peligroso juego de poderes. Y el destino se encargará de complicar todavía más la situación cuando el Titanic choque con un iceberg al sur de las costas de Terranova…


Reseña: Aguas oscuras. Atención posibles spoiler.  Aguas oscuras es la nueva novela de Claudia Gray, autora de la saga vampírica Medianoche. En esta ocasión la autora cambia de criatura paranormal, pero no de registro, y convierte en protagonista de su historia a los licántropos. El ambiente no podía ser de lo más original, pues la trama sucede en un transatlántico, pero  no en uno común y corriente sino nada más ni menos que en el Titanic. Sin duda el trasatlántico más famoso de la historia por su trágico final.
La historia está narrada en primera persona por Tess, una criada que ha subido al Titanic para servir a la familia que la tiene contratada. Aun así no son los únicos planes de la joven, pues ese viaje está lleno de esperanzas para ella. Espera una vez llegue a América su vida cambie, pueda dejar de servir y buscarse otro empleo. Pero hasta que eso ocurra debe viajar en el Titanic y por supuesto sobrevivir a su travesía.
En cambio, un día antes de iniciar el viaje tiene un encuentro con dos extraños personajes. Uno de ellos llamado Miajil y el otro Alec, un joven noble. El encuentro con ambos es bastante extraño, mas aún el comportamiento de Alec, que le dice que si no va con ella, acabará muerta. Tess, una vez termina el encuentro con Alec y la extraña huida en la que se ha visto envuelta, desea no verlo nunca más pero no sabe lo equivocada que está, ya que ambos viajan en el Titanic.
Una vez allí Tess vuelve a tener otro encuentro con Mijail cuando está cargando una caja cerrada con llave de sus señores. El hombre desea más que nada esa caja, pero Tess no cede, ya que si lo hace puede verse en serios problemas con sus señores. El hombre le asegura que se arrepentirá de sus actos.
Poco más tarde vuelve a tener otro encuentro con Mijail, esta vez más violento y además el hombre no va solo, sino en compañía de un lobo rojo. Tess logra escapar de Mijail pero no del animal y sorprendida observa como se trasforma nada más ni menos que en Alec. Es entonces cuando comienza a creer que las leyendas sobre licántropos son ciertas.
Alec le cuenta su historia a la joven. Él está intentando encontrar una cura para la licantropía, aunque con el tiempo sabe que no lo hay. Durante sus averiguaciones ha encontrado a un grupo llamado la Hermandad. Esta asociación la forman poderosos licántropos que manipulan a la gente, causan destrozos y en especial se divierten matando, sobre todo a las mujeres.
Alec reniega a pertenecer a ese grupo y por eso mismo Mijail quiere eliminarlo. Todos los lobos han de permanecer a alguna manada, sino son ejecutados. Con desilusión Alec ha descubierto que el hombre le ha seguido hasta el Titanic lo que hace más difícil su huida debido al espacio reducido. Aun así hará todo cuanto esté en su mano por salvar su vida. Inevitablemente Alec ha comenzado a preocuparse por Tess y sobre todo por la extraña caja que el hombre quiere poseer. Juntos deberán sobrevivir al ataque de una maléfico hombre, además de a las adversidades de un viaje que para nada se presenta tranquilo.
La historia de Alec y Tess, sus encuentros y el tema de la licantropía tratado en un ambiente tan peculiar como en el Titanic hacen de Aguas Oscuras un libro entretenido y rápido de leer, donde inevitablemente, mientras avanza la historia no dejas de preguntarte. ¿Qué sucederá cuando se estrellen contra el iceberg? ¿Tendrá su historia de amor un final feliz?
Una novela que os mantendrá intrigados hasta el final.