jueves, 28 de diciembre de 2017

Reseña: El atlas esmeralda de John Stephens

Esta reseña fue publicada en mi antiguo blog el 5 de noviembre de 2011

El atlas esmeralda
John Stephens
Montena 2011
Kate no ha podido olvidar las palabras con las que se despidió su madre aquella fría Nochebuena:
«Cuida de tus dos hermanos». Han pasado diez años y, desde entonces, no ha hecho otra cosa que intentar que Michael y Emma estén bien. No ha sido nada fácil, porque sus vidas han transcurrido de orfanato en orfanato; el último, una vieja mansión medio derruida, regentada por un personaje un tanto peculiar y… ¡donde no hay otros niños! Por eso, muertos de curiosidad y sin nada que perder, los tres hermanos dedican el primer día a investigar todas y cada una de las habitaciones… Descubrirán que existen pasadizos secretos, escaleras ocultas, puertas que se abren a su paso y, sobre todo, un libro que cambiará sus vidas para siempre.
En cuanto lo toquen, sabrán que:
1. la magia existe.
2. ese libro es tan poderoso Que nadie, absolutamente nadie, debe saber dónde está.
3. les guste o no, solo ellos podrán salvar el mundo.


Reseña: El atlas esmeralda. Atención Spoiler: El atlas Esmeralda, según un elogio que aparece en una de las solapas, se nos vende como el nuevo Harry Potter y aunque durante todos estos años he leído muchos futuros Harry Potter y aún no he encontrado ningún libro que le remplace, quizás por el cariño que le tengo a la obra escritora por J.K Rowling, he de decir que El atlas esmeralda es muy entretenida y que seguro dará mucho que hablar.

La obra está muy bien elaborada y el carácter de los tres protagonistas –todos ellos hermanos- muy bien definido. El autor ha creado unas criaturas espeluznantes, llamados “los gritos” que pueden recordar a los dementores por su conexión con las almas de los seres humanos.
El argumento gira alrededor de los tres hermanos, huérfanos a una temprana edad. Sólo Kate, la mayor, recuerda fugazmente a sus padres. Por supuesto es la más responsable. Siempre está a cargo de sus hermanos, piensa en ellos en todo momento, podría decirse que ha tomado el papel de padre y madre.
En la actualidad se encuentran en un orfanato que es horrible, frio y donde se les tratan muy mal. Para su buena fortuna los tres son adoptados por un misterioso doctor. Felices abandonan el orfanato y son llevados a un lugar apartado, un lugar al que muy pocos pueden acceder.
Una vez en su nueva mansión son tratados como si fueran príncipes. Tienen una gran habitación, no pasan hambre, ni frio, pero no han conocido todavía al famoso doctor. Aburridos empiezan a inspeccionar los alrededores y tras encontrar una puerta y bajar por un estrecho túnel, encuentran un misterioso libro. Gracias a éste son trasportados al pasado, al mismo lugar, pero controlado por unos terribles monstruos.
Kate y sus hermanos descubren que consiguen viajar a través del tiempo gracias a la fotografía de los libros. Están encerrados en un mundo lleno de monstruos que desean atraparlos y gracias al libro logran escapar. No obstante, no todos lo consiguen Michael se ha quedado encerrado en el pasado.
Kate y Emma tendrán que armarse de valor para rescatar a su hermano y descubrir qué tiene de especial ese libro, sobre todo para Kate, ya que cuando lo ha tocado, parte de la tinta se ha deslizado por su brazo.
Las aventuras de los hermanos son intrépidas, muy entretenidas y el autor maneja muy bien las escenas de acción e intriga, aportando las dosis necesarias. La escena de la persecución de los lobos realmente te pone los pelos de punta.
Si os gustan los libros de aventuras, llenos de acción, os recomiendo El atlas esmeralda. Seguro que disfrutareis con las vivencias de los hermanos.